EL CAMINO

Cuando un rociero habla del camino, se refiere al trayecto que realiza con su Hermandad desde su pueblo o ciudad, hasta la Aldea del Rocío . Es el camino que concluirá con la llegada al Rocío y la presentación ante la Virgen. Un camino que es todo un canto a la naturaleza, a la amistad entre los hombres y mujeres, a los eternos valores de la fraternidad, la sana alegría, la plegaria y la espera por pisar las benditas arenas del Rocío y postrarse a los pies de la Virgen.

Cuando un rociero habla del camino, se refiere al trayecto que realiza con su Hermandad desde su pueblo o ciudad, hasta la Aldea del Rocío . Es el camino que concluirá con la llegada al Rocío y la presentación ante la Virgen. Un camino que es todo un canto a la naturaleza, a la amistad entre los hombres y mujeres, a los eternos valores de la fraternidad, la sana alegría, la plegaria y la espera por pisar las benditas arenas del Rocío y postrarse a los pies de la Virgen.

 

 

En un sentido más amplio, el camino es la preparación para la Romería. Es un camino duro, sin las comodidades de nuestra época, pero el buen rociero está radiante de alegría porque, a cada paso, se acerca a su Madre, la Virgen. En el camino se comparte, se convive con los Hermanos en un claro ejemplo de fraternidad impregnado con el carácter festivo de nuestra tierra.

 

No podemos olvidar el sentido eclesial del camino. En él vemos al Pueblo de Dios caminando en torno a su Madre, representada por el Simpecado , que es el centro del camino. Ante él se celebra la Santa Misa del Alba, se reza el Angelus y al anochecer, el Rosario. Ante él se canta, se baila, y se llora. Cada Simpecado representa en su Hermandad, a la Virgen del Rocío y los Hermanos lo veneran con la misma Fe que cuando se postran ante Ella.

 

Pero los rocieros no sólo hacen este camino. Todos los Domingos del año van Hermandades al Rocío en peregrinaciones oficiales y también especiales, que hacen que la aldea del Rocío esté siempre llena de peregrinos que, como buenos hijos, acuden a ver a su Madre.

 

La Hermandad Matriz, realiza su camino el miércoles anterior a la Romería, iniciándolo con la Misa de Romeros, seguida del recorrido procesional por Almonte. Tras ello, por el camino de Los llanos, la Hermandad se dirige al Rocío, con el Simpecado llevado a caballo, donde llega a la puerta del Santuario al finalizar el día.

 

 

 

La idea del Camino, ha iluminado también un nuevo proyecto, el Camino Europeo del Rocío , que pretende buscar las raíces de Fe de la nueva Europa que estamos construyendo. De Bruselas al Rocío, quedarán unidos los más importantes Santuarios Marianos: Bouraing, Chartres, Rocamadour, Lourdes, El Pilar, La Almudena, Virgen de los Reyes, de la Cabeza y del Rocío. Un camino que unirá a todos los cristianos de Europa, a través del amor a la Virgen del Rocío.

 

Iphone marzo 025