LA PROCESIÓN

 

Acabado el Santo Rosario, se produce esa explosión de Fe y Alegría que supone la Procesión de la Santísima Virgen, a hombros de sus hijos almonteños, por las calles del Rocío. Tras largo tiempo esperando ese momento y la impaciencia de la tarde del domingo, llega el gozo el lunes de madrugada, cuando el vuelo interminable de las campanas del Santuario, anuncia la salida procesional de la Santísima Virgen. Bajo la concha de la Ermita, asoma su figura envuelta en un halo mágico, indescriptible, que produce la emoción incontenida de tantas almas que esperan y, al verla, brotan lágrimas de alegría.

 

Y en la mañana del lunes, los primeros rayos del sol iluminan el rostro de la Señora, que reluce, con el frescor de la mañana, en toda su belleza inigualable. Comienza el recorrido por todas las Hermandades, que la esperan, impacientes, para poder rezarle esa Salve, cara a cara.

 

Nueva imagen 4

ENTRADA SIMPECADO

IMG_4499-2

 

IMG_4549-2

IMG_4642-2

IMG_4733-2

IMG_4756-2

 

romeria7

 

  Iphone 2013 050

 

IMG_0640