LOS TRASLADOS

Las venidas de la Virgen a la Villa de Almonte

En 1607, se data el primer documento que nos habla de una venida de Ntra. Sra. del Rocío a Almonte. Lo cierto es que hasta 1949, nunca hubo una fecha fija para traer hasta el pueblo de Almonte a la Virgen. Se da la circunstancia que en 1738 se trajo tres veces y que en otras ocasiones se llevaba larguísimos períodos sin venir de hasta quince o veinte años.

Es a partir de 1949 cuando, tácitamente, el pueblo de Almonte decide que venga cada siete años, considerado un espacio de tiempo prudencial para que los habitantes de Almonte gozasen en el pueblo con la presencia de su Madre y Patrona. De esta manera la Virgen del Rocío es traída en una fecha fija cada siete años después del Rocío Chico, para ser trasladada de nuevo a la aldea, antes de la Romería, permaneciendo en Almonte un período de nueve meses.

La distancia que separa Almonte del Rocío es de tres leguas aproximadamente, por los dos caminos tradicionales: Taranjales y los Llanos, por donde históricamente han discurrido los traslados a hombro de los almonteños. Al despuntar el alba, la Virgen entra en su pueblo y con el primer rayo del día se descubre el rostro que siempre trae velado desde su salida de la aldea.

Una vez realizado este emotivo acto en el lugar conocido como el Chaparral, se inicia una procesión hasta el templo parroquial por las calles de Almonte, bellamente adornadas con arcos y flores. Durante todo ese tiempo de permanencia en la villa almonteña no cesarán los cultos. Allí tienen lugar las peregrinaciones de las hermandades filiales, para culminar con una novena de misas y la procesión principal e la que, por un itinerario tradicional, la Virgen del Rocío recorre las calles del pueblo profusamente engalanadas, siendo un verdadero alarde de arquitectura efímera digna de admirar.

Es destacable el profundo sentimiento religioso del pueblo de Almonte, puesto de manifiesto, una vez mas, con ocasión de las venidas de la Virgen. Ante grandes calamidades, cuando no se encontraba remedio a las penurias humanas, el pueblo ponía su mirada en la Virgen, su Madre y Patrona, a quien se encomendaba, como intercesora  ante Dios, llevándola en sacrificada procesión, hasta la Iglesia Parroquial. Igual ocurría, cuando algún acontecimiento beneficiaba al pueblo, se acudía a la Virgen en acción de gracias. Siempre estaba presente en los traslados un sentido trascendente, religioso, espiritual, que le daba pleno sentido y significado.

Este pasado año hemos celebrado el último traslado, que tuvo lugar el 19 de agosto de 2012, permaneciendo la Virgen del Rocío en la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción de Almonte, hasta el 12 de mayo de 2013, día en que regresó al Santuario del Rocío.

El próximo traslado, tendrá lugar D.m. el día 19 de agosto de 2019.

IMG_0835

 

Nueva imagen 9

 

Nueva imagen 6

IMG_1440

IMG_1498

IMG_1469

domingoderesurreccion10003

IMG_1516-2

 

hermandad1

 

IMG_1645-2

IMG_1693-2

Previos Romería y Despedida Virgen (44)

IMG_1389-2

IMG_1732-2

IMG_1773-2

IMG_1931-2

domingoderesurreccion10002

IMG_1997

domingoderesurreccion10004

 

Monaguillos

Previos Romería y Despedida Virgen (70)

 Última guardia a la Virgen, por los mayores de Almonte, en su estancia de 2013

IMG_2489-2

 _MG_2597-2

_MG_2692-2

_MG_2708-2

 Previos Romería y Despedida Virgen (154)

 Previos Romería y Despedida Virgen (94)

Previos Romería y Despedida Virgen (84)

Las abuelas almonteñas con el Presidente de la Hermandad, en el camino de vuelta 2013

Previos Romería y Despedida Virgen (92)

 

 

 

 

 

 

 IMG_3248