Últimos Boletines
 

Abierto el plazo para hacerse hermano de la Hermandad Matriz

Durante todo el mes de julio estará abierto el plazo de admisión para los nuevo hermanos, que jurarán durante los cultos del Rocío Chico. Las personas que lo deseen pueden recoger la documentación necesaria en la Sede Social de la Hermandad Matriz, en calle Sebastián Conde, 4. En horario de lunes a viernes, de 9 horas a 14 horas.

Podrán ser admitidos como hermanos las personas que, según nuestras Reglas reúnan los siguientes requisitos:

  1. Profesar la Fe católica, mostrar su clara adhesión al magisterio de la Iglesia, que la interpreta y proclama, y a la disciplina de la Iglesia.
  2. Encontrarse en comunión con el Obispo diocesano, en cuanto a principio y fundamento visible de unidad en su Iglesia particular.
  3. Haber superado convenientemente el proceso de aspirantado, conforme a lo establecido en el Reglamento de Régimen Interno.
  4. Haber hecho la Primera Comunión.
  5. Ser natural de Almonte o encontrarse en alguna de las situaciones que a continuación se describen:
  • Residir en el municipio de Almonte, al menos los cinco años anteriores a la fecha de solicitud.
  • Ser consorte católico de almonteño/a.
  • Ser descendiente directo, hasta el segundo grado (nietos), de almonteño/a.

En la Casa Hermandad se le informará detalladamente de toda la información necesaria para el proceso de admisión de nuevos hermanos y sobre cualquier duda.

Delegación de Cultos | Nuestro agradecimiento

Son muchas las ocasiones en las que se le atribuye la autoría de un trabajo a una sola persona pero, en la mayoría de los casos, el trabajo está realizado por un equipo que es en realidad quien lo llevan a su culminación. Este es el caso del Altar preparado para la Novena de otro año excepcional, en el que la Santísima Virgen del Rocío, por segundo año consecutivo estando en Almonte, no puede procesionar por las calles de su pueblo.

Aprovechando estas circunstancias, nunca antes imaginada, la Junta de Gobierno pidió a esta Delegación de Cultos que montara un Altar especial, como los que se montan cada año en los que la Patrona no está en Almonte y que se llevan preparando desde hace más de treinta años. Que se luzca un altar con sus mejores galas en el que Ella fuera el centro de todas las miradas y que aumentase, si fuera posible, su grandeza, llegando a la conclusión de que estando la Virgen del Rocío y el Pastorcito Divino, todo lo demás es superfluo e insignificante, y que sólo Ella es el centro del Universo.

Esta Delegación de Cultos se puso manos a la obra, como no podía ser de otra forma, sabiendo que todo lo que se pusiera no tendría mayor importancia estando Ella presente, y que sería muy fácil contando con un equipo de colaboradores tan extraordinario como el que se ha tenido. Pocos serán los agradecimientos cuando desde un primer momento, después de realizarse los bocetos con las primeras ideas, fueron llegando otras nuevas y mejores.

Empezando por los dos curas de Almonte, Don Francisco y Don José Antonio, que tienen que dar el visto bueno desde el punto de vista litúrgico y que tienen la última palabra cada vez que se prepara el Altar. Aportaron las primeras ideas de las colgaduras, de los colores del fondo, etc. pensando que sería interesante colocar en el Altar la simulación de un cordón de fantasía de color verde y blanco que representase a todos los Hermanos de la Matriz, siendo el nexo de unión de otros elementos adicionales.

El primer equipo y fundamental a la hora del montaje de este altar es el grupo de los Santeros. Su esfuerzo, pasión y dedicación, siempre dando más que las obligaciones habituales de su cargo, se pusieron a disposición de esta Delegación desde el primer momento, aportando miles de ideas y participando sin descanso en la confección de cada detalle: José Antonio Romero, Manuel Díaz, José Antonio Faraco, Rafael Contreras y Fran Cabrera, que no dudaron ni un segundo en poner a nuestra disposición cada minuto de su tiempo y sin los que hubiera sido imposible realizar este proyecto; contando también en esta ocasión con la participación de Miguel Ángel y Pancho que actualmente realizan esta labor de santería en el Santuario, y de Diego, la persona que cada día está pendiente de las entradas de la Parroquia.

Esta Delegación de Cultos cuenta también con una Comisión que ha estado participando, velando, aportando ideas y trabajo desinteresado e incondicional desde el inicio. Colaborando en esta ocasión; José Antonio Romero, Enrique Márquez, Margarita Herrera, Manu Rodríguez, José Antonio Romero (hijo) y José María Pérez. También Alfonso que, aunque no está en la Comisión ha participado como uno más.

No podemos dejar de recordar a cada uno de los miembros de nuestra Junta Directiva, empezando por el presidente que no dudó en poner en nuestras manos este encargo, y de todos los demás compañeros que cada día iban preguntando, aportando ideas y trabajando para el altar.

A José Manuel Vega (Mamé de la Vega) que desde el  primer momento que le pedimos que aportara su experiencia y sabiduría en todo lo relacionado con la Stma Virgen, no dudó en ponerse a nuestra disposición.

A Alfonso y a José Antonio, miembros de la Junta Directiva de la Hermandad Sacramental actual, que cuando le pedimos que nos pintaran unas piezas de madera simulando mármol, no dudaron en ofrecer sus servicios a la Virgen, sin ningún coste.

A Mercedes,  a Anabel, y a Manuel, que han aportado semanas de trabajo confeccionando y soportando todos los gastos de la realización de las flores de talco que están en el Altar, cortando y montando miles de pétalos.

A A. Mazo aportando y sugiriendo la original idea de que una cascada de amapolas formaran el lema de este Pentecostés “ROCÍO DE ESPERANZA” y que las nueve letras de la  palabra ESPERANZA (una por cada día de Novena), estuviese formada por 125 amapolas, tantas como Hermandades Filiales.

A la Parroquia, al Sacristán, a los monaguillos y a Trigueros, que tampoco vacilan cada vez que le pedimos colaboración.

A la empresa de sonido 0DB, por poner a nuestra disposición todos sus equipos, en este caso las dos torres telescópicas de las cuales está soportado el arco principal y telas del fondo.

A las hermandades que han aportando sus más preciados enseres. La hermandad Sacramental de Almonte con su candelería de plata, la hermandad de la Soledad de Almonte con sus jarras de plata,  la hermandad de los Servitas con dos ángeles de plata, y la hermandad de la Redención con un Pentecostés, estas dos últimas de Sevilla.

Queremos recordar a alguien que aunque ya no está entre nosotros, ha estado presente en todo momento y ha aportado la tradición y solera del altar, utilizándose elementos tales como el Arco principal de medio punto y los dos arcos menores laterales, diseñados y fabricados por él hace ya casi treinta y cinco años. Tanto más si a las ocho y trece minutos de la mañana, en el momento en que recogíamos las herramientas para dar por acabadas todas las tareas de la noche de montaje, nos llegaba el mensaje que cada día nos manda Don José Antonio, nuestro vicario parroquial, con las Lectura del día y que en este caso empezaba: “San Matías, apóstol, fiesta Hch 1,15-17.20-26:”. Coincidencia.

Gracias y mil veces gracias por todas las aportaciones desinteresadas de tantas personas e instituciones para la preparación y el montaje de este Altar de Cultos, que no tiene más pretensión que engalanar un altar para celebrar la Novena, para que luzcan y resplandezcan más si fuera posible, las Santísimas Imagenes de la Patrona de Almonte, la Virgen del Rocío y la del Pastorcito Divino.

 

Pedro Miguel Aceitón

Delegado de Cultos de la Hermandad Matriz de Ntra. Sra. del Rocío de Almonte

La Virgen amanece en su paso a las puertas de un Rocío de Esperanza

La Virgen del Rocío amanece entronizada en su paso y vestida con el traje de Pentecostés para celebrar un nuevo Rocío desde la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, de Almonte. La Hermandad Matriz inicia su Novena el próximo 14 de mayo, unos cultos que, a diferencia del año pasado, se celebrarán a puertas abiertas.

Las hermanas camaristas han vestido a la Patrona de Almonte con el traje conocido como “de Pentecostés”, confeccionado en 2011 en los talleres sevillanos de Santa Bárbara. Un terno que incluye el traje a juego para el Pastorcito.

El rostrillo de la Virgen es el regalado por el canónigo Juan Francisco Muñoz y Pabón para el día de su coronación. La Virgen y su Hijo lucen las coronas de esta histórica efeméride, celebrada en 1919. Porta el cetro de las azucenas, confeccionado y donado por Orfebrería Sanlúcar, en 2009.

La estampa más esperada por todos los rocieros cada año es ver a la Virgen de nuevo en su paso. Estas andas, cinceladas en plata por Cayetano González, se estrenaron en la romería de 1934. Ramilletes, confeccionados por José Manuel Vega, de buganvilla, lavanda, celinda, siempreviva, amapolas y espigas rodean a la Blanca Paloma para vivir este Rocío de Esperanza.

“Petalada Infinita” la obra de José Manuel Peña que anuncia El Rocío de Almonte

Este mediodía, tras la Misa de Pascua, se ha presentado en la Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción de Almonte el cartel con el que la Hermandad Matriz de Ntra. Sra. del Rocío anuncia ya Pentecostés. Una obra llena de luz y color, realizada en acrílico sobre tabla, por el artista de Mairena del Alcor, José Manuel Peña.

El presidente de la Matriz, Santiago Padilla, ha querido agradecer, en sus palabras de bienvenida, a Peña, por la entrega y el entusiasmo que ha mostrado desde el primer día con este encargo. Una obra que, reconoce su autor, “no es un cartel al uso, ni lo pretende”, sino que ha querido representar “todo aquello que hemos dejado de vivir”.

Petalada Infinita es el título que Peña ha querido poner a su obra. Ha explicado que sobre el tablero blanco ha ido esparciendo “todas esas petaladas que la Virgen no ha recibido durante estos dos años y esos pétalos de mil colores van componiendo y formando recuerdos”.

En la parte central, presidiendo la obra, vemos a la Reina de las Marismas y al Pastorcito Divino. Formada a partir de pétalos de rosas rosadas, color que simboliza la bondad, el cariño, la generosidad, la ternura, pero, sobre todo, explica Peña, “el respeto y la admiración”.

A modo de marco, en los extremos, nos encontramos con Su camarín, con sus querubines y ángeles celestiales, para ellos, pétalos amarillos, ocres, naranjas, rojizos, azules y verdes, color “de Esperanza”, destaca Peña, en alusión al lema con el que la Hermandad Matriz se dispone a vivir este tiempo, como un “Rocío de Esperanza”.

A los pies de la Blanca Paloma, vemos como la peana se torna en pétalos de lirios morados de color madrugada, que sirven de fondo a una de las más hermosas estampas, el Santuario de la Virgen. Al fondo, con las puertas de par en par abiertas, se aprecia a la Virgen en procesión, por las calles de la aldea, repartiendo fe y esperanza almonteña.

El camino no podía faltar en este cartel. “Está delante y a la vez detrás”, confiesa Peña, y es que las letras de “ROCÍO” no son pintadas, son trazadas con los surcos que van dejando a su paso los simpecados, en su largo caminar. Sobre los trazos de Su nombre, aparecen un puñado de amapolas, margaritas y romero, flores que, año tras año, perfuman ese camino de color y aroma.

Para terminar sus palabras, Peña ha desvelado unos pequeños detalles que ha querido incluir en el cartel. En la corona de la Virgen, la Blanca Paloma deja caer de su pico un par de gotas sanadoras de esta pandemia sobre el mundo. El otro gesto, ha sido el crespón negro en uno de los valares, como símbolo de luto y respeto a todas las personas que nos han dejado a consecuencia del Coronavirus.

La Virgen del Rocío viste de celeste para la Inmaculada Concepción

La Virgen del Rocío ha amanecido hoy vestida con sus galas de Reina, a las puertas de celebrarse la festividad de la Inmaculada Concepción. Una fecha de gran significado para la historia de la devoción rociera. Luce las ráfagas de rayos biselados, del siglo XIX y la media luna cerrada.

En la pasada noche, las hermanas camaristas han vestido a la Santísima Virgen con la saya que luciera para su venida hasta Almonte, confeccionada a partir de un antiguo manto, datado del siglo XVIII, cuyo brocado de seda se enriqueció con piedras naturales semipreciosas, canutillos y lentejuelas de oro. Ahora, José Manuel Vega Morales ha realizado, además, las sobre mangas y el cuello con piezas de este mismo manto, para completar el terno del traje de Reina.

En celeste, el color propio de este tiempo, la Virgen luce una doble sobre manga y el Niño viste el traje realizado, por encargo de la Hermandad Matriz en 1986, por los hermanos Benítez y pasado en 2011 a nueva seda celeste por José Manuel Vega Morales. El manto, es el original de este traje, cuyo tisú se ha teñido en un azul oscuro.

El Pastorcito, que luce el resplandor plateado, a juego con las ráfagas y la corona de Su Madre, estrena un orbe en plata y turquesa, donado por José María Carrasco Sala, quien también ha confeccionado un Rosario para la Virgen. Las flores que lleva son rosas y orquídeas.

La Hermandad Matriz presenta su programación navideña más solidaria

Esta mañana el presidente de la Hermandad Matriz de Ntra. Sra. del Rocío, Santiago Padilla, daba a conocer a los medios la programación que ha organizado la institución rociera para estas fechas, centrada principalmente en la Obra Social, así como la felicitación navideña, realizada por el artista almonteño, Matías Jesús Acosta Vega.

En su obra, Acosta ha realizado una interpretación muy personal de la Natividad del Señor, en la que podemos ver a la Virgen del Rocío vestida de Pastora y en sus brazos el Pastorcito, sin vestiduras y en pañales. Al fondo, la estrella fugaz que guía a los rocieros el camino hasta Él. El artista local se ha mostrado “emocionado y agradecido a la Hermandad Matriz” por su confianza en este año para esta encomienda.

La programación de Adviento y Navidad se iniciará, como es habitual, con la Vigilia de la Inmaculada, próximo lunes 7 de diciembre, tras las misa de las 19 horas, donde también se bendecirá el Belén de la Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción, que ha sido montado por la delegación de cultos, en la carreta de la Hermandad de Emigrantes, que ha cumplido este año su 50 aniversario fundacional.

Se centra esta programación en la Obra Social, cuando más falta hace. Por ello, desde la delegación de caridad trabajan en una acción solidaria que han llamado “Mete el hombro”. Hasta el 31 de diciembre, quienes quieran podrán acercarse a la Sede Social de la Hermandad Matriz, en la calle Sebastián Conde, 4 y entregar alimentos. El horario establecido para su recogida es de lunes a viernes, de 10 horas a 13 horas y los miércoles, además, en horario de tarde, de 17 horas a 19 horas.

Los alimentos preferentes que se precisan son zumos, batidos, café, leche, latas de conservas, paté, habichuelas, aceite, azúcar, paquetes de caldo, cacao en polvo y, en este tiempo, también alimentos navideños. Quienes no puedan acercarse hasta la Casa Hermandad, tienen hasta el 6 de enero para poder realizar un donativo y la delegación de caridad se encargará de realizar la compra.

El código de Bizum de la Hermandad Matriz es el 33413 o a través de una transferencia al número de cuenta del Banco Santander ES6800490349162410019640 indicando como concepto: Mete el hombro.

Por otra parte, los jóvenes de la Matriz también se han involucrado en el desarrollo de esta acción; van a ayudar a cumplir la ilusión de niños de familias que están pasando un momento difícil, “apadrinando” su carta a los Reyes Magos.

Los que quieran ayudar de esta forma, pueden ponerse en contacto con Antonia Rocío Acosta, delegada de Caridad. A través del teléfono de la Hermandad Matriz, en el 959 45 03 76 o enviando un correo a secretaria@hermandadmatrizrocio.org y te contarán cómo hacerlo. La joven artista almonteña, Paula Maraver, ha diseñado un cartel para dar difusión a este apartado de la campaña “Mete el hombro”.

 

El apoyo de la Matriz al comercio local, con la exposición “Natividad Rocío”

Desde el 8 de diciembre al 6 de enero, distintos comercios de Almonte acogerán en sus escaparates y tiendas 20 escenas del misterio de la Navidad, obras del pintor José Tomás Pérez Indiano. Un Rocío hecho Navidad, transformado en Belén. Acuarela, acrílico y pastel, unidos para dar color a este tiempo especial, en formato enmarcado de 32×32, con pinturas de 25×25 en cartulina. Obras que estarán a la venta y el 30% de su precio estará destinado a la Obra Social de la Hermandad Matriz.

Horarios de cultos en Adviento y Navidad – Parroquia de Almonte

La Vigilia de la Inmaculada Concepción inicia el calendario de cultos programados para Adviento y Navidad. Os dejamos los horarios, a continuación. Todos podrán seguirse, además, en directo a través de nuestra página de Facebook y canal de YouTube.

 

Lunes, 7 de diciembre

A las 19 horas, Santa Misa.

A continuación, Solemne Vigilia de la Inmaculada Concepción, con Exposición del Santísimo.

A su finalización, Bendición del Nacimiento de la Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción.

 

Jueves, 24 de diciembre, Nochebuena.

Misa del Gallo.

A las 20 horas, en la Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción.

A las 19 horas, en el Santuario de Ntra. Sra. del Rocío.

 

Viernes, 25 de diciembre, Navidad.

Misa de Navidad.

A las 12 horas y a las 19:30 horas, en la Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción.

A las 12 horas, en el Santuario de Ntra. Sra. del Rocío.

 

Sábado, 26 de diciembre.

A las 19:30 horas. Sabatina en honor a Ntra. Sra. del Rocío.

 

Domingo, 27 de diciembre.

A las 9 horas y a las 19:30 horas. Misa de la Sagrada Familia.

 

Jueves, 31 de diciembre.

Última misa del año.

A las 19:30 horas, en la Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción.

A las 19 horas, en el Santuario de Ntra. Sra. del Rocío.

 

Viernes, 1 de enero de 2021.

Misa de la Solemnidad de Santa María, Madre de Dios.

A las 12 horas y a las 19:30 horas, en la Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción.

A las 12 horas, en el Santuario de Ntra. Sra. del Rocío.

 

Miércoles, 6 de enero de 2021

A las 9 horas y a las 19:30 horas, Misa de la Solemnidad de la Epifanía del Señor.

Los Santeros de la Virgen tendrán una calle en El Rocío

El pasado 5 de noviembre, el Ayuntamiento de Almonte aprobaba en el Pleno Ordinario la propuesta de la Hermandad Matriz de rotular una calle de la aldea en homenaje a los Santeros de la Virgen del Rocío. Un gesto con el que hemos querido reconocer de forma perenne a quienes han desarrollado esta importante responsabilidad de la guarda y custodia de Nuestra Madre, durante siglos. Vecinos habituales de la aldea que han sido, y son, referentes para los almonteños y los rocieros.

Los guardianes de la Virgen del Rocío

Nuestro hermano, Javier Coronel, joven historiador almonteño, profundiza, a raíz de esta noticia, sobre la figura de los santeros. Información que reproducimos, a continuación:

El cargo de santero llevaba implícito unos derechos y una serie de obligaciones. La condición del santero daba derecho al uso de una pequeña vivienda adosada a la ermita, para servir de alojamiento a él y a su familia. La vivienda era una pequeña casa que formaba parte de las edificaciones anejas a la ermita. Debía de mantener la ermita limpia y abrir el recinto a los fieles, atendiendo adecuadamente a los visitantes, pero ¿desde cuando existe este cargo en el Santuario del Rocío?

Debemos de retroceder hasta finales del siglo XVI, donde en un testamento se declara las muchas menudencias que tiene Nuestra Señora de las Rocinas (hoy Rocío), estando escritas en un memorial del libro de gastos que está a cargo del “santero y santera” de la dicha ermita. Esta primera noticia documental nos desvela que la figura recaía en la familia en general, tanto en el marido como en la mujer. No siempre debía ser una familia quien lo ostentara, como en el caso del religioso Fray Juan de San Gregorio, de la Orden de San Pablo, que fue nombrado como ermitaño en el año 1635. En relación a la denominación santero o ermitaño, venía a ser lo mismo. Son unos vocablos que en la devoción del Rocío irían cogidas de la mano hasta finales del siglo XIX, quedando radicada definitivamente la de santero.

Pese a la vigilancia mantenida en el santuario, no dejaba de ser objetivo de ladrones que merodeaban la zona, como el caso ocurrido en 1696, donde el capellán y santero hicieron llamar a la gente de Almonte para que “guardasen” la ermita. No pudo evitarse el robo ocurrido en 1778 de una lámpara de plata.

Ilustre visita fue la que recibió Nuestra Señora del Rocío del recién nombrado duque de Medina Sidonia, Pedro de Alcantara en 1741, donde obsequió con dos pesos al santero, su mujer e hijos, por el aceite, pan, sal y agasajo que le hicieron. Los santeros en el pasado disponían para su subsistencia de un cercado y roza en la Dehesilla (entre Caño Marín y Arroyo de Santa María), a partir de 1885, dispondrán sólo de dos fanegas de tierra en el ejido del Rocío colindantes con el Partido de Los Tarajales.

Su residencia solía ser la habitación denominada como “Casa del Cabildo” (Ayuntamiento), pero en tiempos de romería debía de trasladarse a una choza cercana. En 1780, fue denominado como santero Diego de Torres. El nombramiento como tal era ejercido por el Ayuntamiento de Almonte, hasta principios del siglo XX, de la cual sería la propia Hermandad Matriz quien adjudicaría dicho cargo.

Los santeros del siglo XIX fueron Luis de Aragón (ya en 1795-1804), Antonio de Torres (1804-1809), Lázaro de León (1809-1829), Diego de Vega el Colón (1829-?), Juan Domínguez León (?-1848), José Coronel Martín (1848-?), Mariano Castilla (?-1851), Francisco Aragón Díaz el Pastor (1851-1858), Cristóbal Marín (1858-1865), el «hermano» Luis Alonso, procedente del Santuario de Ntra. Sra. de La Cabeza de Andújar (1865-?) y José Aragón Aragón (1882-1885).

Desconocemos si en algún momento de la historia fue un cargo hereditario, como ocurrió con la familia de la santera Francisca Cáceres Ramírez, ya ostentando el cargo en 1915, sucediéndole tras su muerte su hijo Antonio Martínez Cáceres y el hijo de este, Juan Martínez del Pino. Fueron nombrados santeros en la segunda mitad del siglo XX y principios del XXI; Manuel Villa Espina, “Alito”, Manuel Sánchez Barragán “Tete”, Diego Torres Jiménez, Manuel Martínez Medina, “Caíto”, Manuel Díaz Sánchez, José Antonio Romero Márquez, Francisco Javier Cabrera Valladolid, Antonio Diego Ramírez Aragón, José Antonio Faraco Vega y Rafael Contreras Sánchez.

*Bibliografía:
ALONSO HERNÁNDEZ, J. A.: Serón de Nágima, Memorias de un pueblo soriano, Tomo II. Madrid, 2014.

MUÑOZ BORT, D.: El ayuntamiento de la villa de Almonte y la expansión de la devoción a la Virgen del Rocío (siglos XVI-XX) nº 0, 1, 2 y 3 y El encuentro de un noble ilustrado con la Virgen del Rocío en el siglo xviii. El primer viaje del XIV duque de Medina Sidonia a sus Estados de Andalucía, nº 4. Revista Exvoto de la Hermandad Matriz de Almonte.

ÁLVAREZ GASTÓN, R.: Devoción de un pueblo, Las raíces del Rocío. Huelva, 1981.

El IAPH restaurará el traje de los Apóstoles de la Virgen del Rocío

La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, ha presidido esta mañana la firma del contrato entre el Presidente de la Hermandad Matriz de Almonte, Santiago Padilla Díaz de la Serna, y el Director del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH), Juan José Primo Jurado, para la intervención en el conjunto textil de las Hermandades, también conocido como “de los Apóstoles”, perteneciente al ajuar de la Virgen del Rocío.

Este traje está compuesto por el manto y vestido de la Virgen -integrado por saya, cuello, pecherín, mangas y sobremangas- y el vestido del Niño -compuesto por túnica y mangas-, forma parte del ajuar que atesora la Hermandad Matriz, titular de un amplio y variado patrimonio cultural, protegido como Bien de Interés Cultural (BIC) en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz (CGPHA).

Del Pozo, acompañada por el viceconsejero de Cultura, Alejandro Romero, y la Secretaria General de Patrimonio de Cultura, Macarena O´Neill, ha destacado el valor histórico y etnológico de estas piezas textiles, que conforman “el magnífico ajuar de la Hermandad Matriz de Almonte”, que cuenta con la máxima protección en un bien patrimonial, la de BIC. Al mismo tiempo, ha señalado la profesionalidad del equipo técnico que intervendrá este conjunto patrimonial.

Diseñadas por Joaquín Castilla Romero y confeccionadas en el taller de bordados del convento de Santa Isabel de Sevilla, entre 1950 y 1961, estas piezas, que serán restauradas en el Departamento de Textil del IAPH, están realizadas en tejido tisú de plata con bordados de hilo metálico y de seda de colores. Las cabezas de querubines en marfil del manto son de Juan Miguel González y la paloma del Espíritu Santo, en plata, es de Seco Velasco.

La principal alteración de las piezas, según apuntan los estudios técnicos previos a la intervención, es la suciedad y atenuación del brillo de los hilos metálicos de los bordados y la pérdida de la intensidad cromática en las sedas polícromas y en el tisú, debido a su exposición a agentes de deterioro externos. Además, se evidencian pérdidas de hilos y elementos metálicos del bordado, en mayor porcentaje en el manto.

Así mismo, se aprecia corrosión en algunos hilos metálicos y otros elementos, más evidente en la saya y el manto, que han virado a matices pardos y verdosos y que, por tanto, afectan a la estética de algunas zonas. En los marfiles del manto también destaca la suciedad superficial y lagunas de algunos elementos. En la pieza de la plata del Espíritu Santo se detecta una ligera capa de oxidación, pero que no altera el aspecto de dicho elemento.

Propuesta de intervención

La intervención, que se desarrollará en un plazo aproximado de nueve meses, será conservativa y sigue criterios de mínima intervención y de respeto a las obras con el objetivo principal de devolver a la obra su estabilidad material.

La propuesta de intervención de los técnicos del IAPH en el conjunto textil de las Hermandades, conocido también como “de los Apóstoles”, se basa en el empleo de técnicas científicas de conocimiento y evaluación, así como acciones encaminadas a devolverle su estabilidad material.

Entre estas actuaciones destacan los estudios analíticos para la identificación de los elementos constituyentes, la microaspiración para la eliminación de polvo y agentes contaminantes, el aspirado de partículas depositadas en tejidos y bordados, la limpieza mecánica y química de los bordados, con técnicas láser en las zonas más afectadas o la eliminación de deformaciones del tejido mediante la humectación e hidratación de la fibra para devolverle su flexibilidad. También está prevista la fijación y reintegración cromática, la fijación de hilos sueltos del tejido y del bordado, y la limpieza superficila, química y protección final en los marfiles y el metal.

La familia Vela ha sido quien ha donado el coste total del presupuesto de la intervención de los trabajos de restauración del conjunto textil de la Virgen del Rocío.

Cuando El Rocío acogió los Congresos Internacionales sobre la figura de María

La elección del El Rocío para la celebración de la clausura de los Congresos Internacionales sobre la figura de María, fue uno de los acontecimientos más importantes de la historia de la devoción rociera en el siglo XX. El origen de estos encuentros Marianos y Mariológicos se iniciaron en el año 1900, en su primera etapa, promovidos por sociedades mariológicas extendidas por todo el mundo católico.

Pio XII, en 1946 funda la Academia Mariana Internacional. El 8 de diciembre de 1959, Juan XXIII le otorga el título de Pontificia y se crea entonces, el Comité Permanente encargado de organizar las celebraciones de los Congresos Marianos y Mariológicos. Los Marianos, responden a las grandes manifestaciones populares de piedad a María, mientras que los Mariológicos, tienen un carácter más científico, reuniendo a teólogos y estudiosos de la figura de María.

Roma, Lourdes, Santo Domingo, Fátima, Zagreb, Zaragoza, Malta o Kevelaer han sido algunos de lugares que se han convertido en sede de estos encuentros internacionales. En 1992, lo fue Huelva, bajo el lema “El culto a María después del Concilio Vaticano II” y El Rocío fue el enclave escogido para su clausura. Cumpliéndose ahora 28 años de aquel histórico momento.

La noche anterior, el 26 de mayo de 1992, diluviaba en la aldea. En la explanada lateral del Santuario, metido en la Madre de las Marismas, se levantó un altar al efecto, diseño de Jesús Becerra, que consistía en una gran plataforma semicircular con distintos niveles para albergar un nutrido número de invitados y autoridades. Al fondo, bordeando el inmenso escenario, numerosas banderas y gallardetes pontificios; en doble altura se desplegaban todos los simpecados rocieros, formando un retablo que parecía bordado en oro y plata sobre el cielo azul de la Marisma.

En el centro, un óleo de la Virgen del Rocío, obra de Santiago Martínez, presidía el altar, bajo el sillón para el legado pontificio y una rica mesa de altar labrada en plata, procedente de la casa de Medina-Sidonia. Todo engalanado con una rica y sencilla ornamentación floral. La panorámica era impresionante y la mañana amaneció radiante.

El acto de la clausura

El 27 de mayo de 1992 en El Rocío tocaban incesantes las campanas del Santuario y la comitiva real ya estaba en la puerta de la “Reina de las Marismas”. Los Reyes de España, SS.MM. D. Juan Carlos I y Dña. Sofía, fueron recibidos por el alcalde de Almonte y el presidente de la Hermandad Matriz, Ángel Díaz de la Serna. A su entrada, se postraron y rezaron ante la Virgen del Rocío. Tras firmar en el libro de oro de la Hermandad Matriz, se dirigían al altar del exterior, ante la aclamación de los miles de rocieros allí concentrados.

También acudió al Rocío para este momento la madre del Rey, Dña. María de las Mercedes y sus tíos los príncipes D. Pedro y Dña. Esperanza de Orleans-Borbón, rocieros de siempre. Frente a la tribuna real, el presidente de la Junta de Andalucía y demás autoridades civiles locales, provinciales y regionales.

Hacia las 10 y media de la mañana, se inició la procesión desde el Santuario al altar marismeño. Ministros ayudantes de la liturgia, concelebrantes, presbíteros, obispos, arzobispos, cardenales y el Emmo. Sr. Cardenal Legado Pontificio, Martínez Somalo; toda una corte de dignidades eclesiásticas con el propio Nuncio de Su Santidad en España, Monseñor Mario Tagliaferri, a la cabeza, convertían aquel Santuario marismeño que durante siglos estuvo sumido en la soledad del bosque de Doñana, en un Vaticano Rociero.

La celebración de la Eucaristía tuvo un gran recogimiento y solemnidad. Contó con el acompañamiento musical de la Coral Polifónica de Trigueros. Al final, el Legado Ponficio, Cardenal Martínez Somalo, leyó el mensaje de SS. el Papa y anunció su próxima visita para el 14 de junio del año próximo, ante el clamor de la multitud allí congregada. El XVIII Congreso Mariano y XI Mariológico quedaron así clausurados a la sombra de la mayor advocación mariana de Andalucía, María Santísima del Rocío.

 

Bibliografía: “El Rocío. Una aproximación a su historia”, Manuel Ángel López Taillefert. Editado por la Hermandad Matriz.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

Cuando visita un sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus servicios personales de cookies aquí.


Estas cookies se utilizan para recoger información sobre cómo usan estas páginas web nuestros visitantes. Toda la información es recogida de forma anónima y puede incluir datos como el navegador que se está utilizando, número de páginas vistas. Esta información nos ayuda a mejorar esta web y su experiencia al visitarnos.
  • _ga
  • _gat
  • _gid

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios