Últimos Boletines
 

Cuando El Rocío acogió los Congresos Internacionales sobre la figura de María


La elección del El Rocío para la celebración de la clausura de los Congresos Internacionales sobre la figura de María, fue uno de los acontecimientos más importantes de la historia de la devoción rociera en el siglo XX. El origen de estos encuentros Marianos y Mariológicos se iniciaron en el año 1900, en su primera etapa, promovidos por sociedades mariológicas extendidas por todo el mundo católico.

Pio XII, en 1946 funda la Academia Mariana Internacional. El 8 de diciembre de 1959, Juan XXIII le otorga el título de Pontificia y se crea entonces, el Comité Permanente encargado de organizar las celebraciones de los Congresos Marianos y Mariológicos. Los Marianos, responden a las grandes manifestaciones populares de piedad a María, mientras que los Mariológicos, tienen un carácter más científico, reuniendo a teólogos y estudiosos de la figura de María.

Roma, Lourdes, Santo Domingo, Fátima, Zagreb, Zaragoza, Malta o Kevelaer han sido algunos de lugares que se han convertido en sede de estos encuentros internacionales. En 1992, lo fue Huelva, bajo el lema “El culto a María después del Concilio Vaticano II” y El Rocío fue el enclave escogido para su clausura. Cumpliéndose ahora 28 años de aquel histórico momento.

La noche anterior, el 26 de mayo de 1992, diluviaba en la aldea. En la explanada lateral del Santuario, metido en la Madre de las Marismas, se levantó un altar al efecto, diseño de Jesús Becerra, que consistía en una gran plataforma semicircular con distintos niveles para albergar un nutrido número de invitados y autoridades. Al fondo, bordeando el inmenso escenario, numerosas banderas y gallardetes pontificios; en doble altura se desplegaban todos los simpecados rocieros, formando un retablo que parecía bordado en oro y plata sobre el cielo azul de la Marisma.

En el centro, un óleo de la Virgen del Rocío, obra de Santiago Martínez, presidía el altar, bajo el sillón para el legado pontificio y una rica mesa de altar labrada en plata, procedente de la casa de Medina-Sidonia. Todo engalanado con una rica y sencilla ornamentación floral. La panorámica era impresionante y la mañana amaneció radiante.

El acto de la clausura

El 27 de mayo de 1992 en El Rocío tocaban incesantes las campanas del Santuario y la comitiva real ya estaba en la puerta de la “Reina de las Marismas”. Los Reyes de España, SS.MM. D. Juan Carlos I y Dña. Sofía, fueron recibidos por el alcalde de Almonte y el presidente de la Hermandad Matriz, Ángel Díaz de la Serna. A su entrada, se postraron y rezaron ante la Virgen del Rocío. Tras firmar en el libro de oro de la Hermandad Matriz, se dirigían al altar del exterior, ante la aclamación de los miles de rocieros allí concentrados.

También acudió al Rocío para este momento la madre del Rey, Dña. María de las Mercedes y sus tíos los príncipes D. Pedro y Dña. Esperanza de Orleans-Borbón, rocieros de siempre. Frente a la tribuna real, el presidente de la Junta de Andalucía y demás autoridades civiles locales, provinciales y regionales.

Hacia las 10 y media de la mañana, se inició la procesión desde el Santuario al altar marismeño. Ministros ayudantes de la liturgia, concelebrantes, presbíteros, obispos, arzobispos, cardenales y el Emmo. Sr. Cardenal Legado Pontificio, Martínez Somalo; toda una corte de dignidades eclesiásticas con el propio Nuncio de Su Santidad en España, Monseñor Mario Tagliaferri, a la cabeza, convertían aquel Santuario marismeño que durante siglos estuvo sumido en la soledad del bosque de Doñana, en un Vaticano Rociero.

La celebración de la Eucaristía tuvo un gran recogimiento y solemnidad. Contó con el acompañamiento musical de la Coral Polifónica de Trigueros. Al final, el Legado Ponficio, Cardenal Martínez Somalo, leyó el mensaje de SS. el Papa y anunció su próxima visita para el 14 de junio del año próximo, ante el clamor de la multitud allí congregada. El XVIII Congreso Mariano y XI Mariológico quedaron así clausurados a la sombra de la mayor advocación mariana de Andalucía, María Santísima del Rocío.

 

Bibliografía: “El Rocío. Una aproximación a su historia”, Manuel Ángel López Taillefert. Editado por la Hermandad Matriz.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

Cuando visita un sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus servicios personales de cookies aquí.


Estas cookies se utilizan para recoger información sobre cómo usan estas páginas web nuestros visitantes. Toda la información es recogida de forma anónima y puede incluir datos como el navegador que se está utilizando, número de páginas vistas. Esta información nos ayuda a mejorar esta web y su experiencia al visitarnos.
  • _ga
  • _gat
  • _gid

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios