Últimos Boletines
 

Delegación de Cultos | Nuestro agradecimiento


Son muchas las ocasiones en las que se le atribuye la autoría de un trabajo a una sola persona pero, en la mayoría de los casos, el trabajo está realizado por un equipo que es en realidad quien lo llevan a su culminación. Este es el caso del Altar preparado para la Novena de otro año excepcional, en el que la Santísima Virgen del Rocío, por segundo año consecutivo estando en Almonte, no puede procesionar por las calles de su pueblo.

Aprovechando estas circunstancias, nunca antes imaginada, la Junta de Gobierno pidió a esta Delegación de Cultos que montara un Altar especial, como los que se montan cada año en los que la Patrona no está en Almonte y que se llevan preparando desde hace más de treinta años. Que se luzca un altar con sus mejores galas en el que Ella fuera el centro de todas las miradas y que aumentase, si fuera posible, su grandeza, llegando a la conclusión de que estando la Virgen del Rocío y el Pastorcito Divino, todo lo demás es superfluo e insignificante, y que sólo Ella es el centro del Universo.

Esta Delegación de Cultos se puso manos a la obra, como no podía ser de otra forma, sabiendo que todo lo que se pusiera no tendría mayor importancia estando Ella presente, y que sería muy fácil contando con un equipo de colaboradores tan extraordinario como el que se ha tenido. Pocos serán los agradecimientos cuando desde un primer momento, después de realizarse los bocetos con las primeras ideas, fueron llegando otras nuevas y mejores.

Empezando por los dos curas de Almonte, Don Francisco y Don José Antonio, que tienen que dar el visto bueno desde el punto de vista litúrgico y que tienen la última palabra cada vez que se prepara el Altar. Aportaron las primeras ideas de las colgaduras, de los colores del fondo, etc. pensando que sería interesante colocar en el Altar la simulación de un cordón de fantasía de color verde y blanco que representase a todos los Hermanos de la Matriz, siendo el nexo de unión de otros elementos adicionales.

El primer equipo y fundamental a la hora del montaje de este altar es el grupo de los Santeros. Su esfuerzo, pasión y dedicación, siempre dando más que las obligaciones habituales de su cargo, se pusieron a disposición de esta Delegación desde el primer momento, aportando miles de ideas y participando sin descanso en la confección de cada detalle: José Antonio Romero, Manuel Díaz, José Antonio Faraco, Rafael Contreras y Fran Cabrera, que no dudaron ni un segundo en poner a nuestra disposición cada minuto de su tiempo y sin los que hubiera sido imposible realizar este proyecto; contando también en esta ocasión con la participación de Miguel Ángel y Pancho que actualmente realizan esta labor de santería en el Santuario, y de Diego, la persona que cada día está pendiente de las entradas de la Parroquia.

Esta Delegación de Cultos cuenta también con una Comisión que ha estado participando, velando, aportando ideas y trabajo desinteresado e incondicional desde el inicio. Colaborando en esta ocasión; José Antonio Romero, Enrique Márquez, Margarita Herrera, Manu Rodríguez, José Antonio Romero (hijo) y José María Pérez. También Alfonso que, aunque no está en la Comisión ha participado como uno más.

No podemos dejar de recordar a cada uno de los miembros de nuestra Junta Directiva, empezando por el presidente que no dudó en poner en nuestras manos este encargo, y de todos los demás compañeros que cada día iban preguntando, aportando ideas y trabajando para el altar.

A José Manuel Vega (Mamé de la Vega) que desde el  primer momento que le pedimos que aportara su experiencia y sabiduría en todo lo relacionado con la Stma Virgen, no dudó en ponerse a nuestra disposición.

A Alfonso y a José Antonio, miembros de la Junta Directiva de la Hermandad Sacramental actual, que cuando le pedimos que nos pintaran unas piezas de madera simulando mármol, no dudaron en ofrecer sus servicios a la Virgen, sin ningún coste.

A Mercedes,  a Anabel, y a Manuel, que han aportado semanas de trabajo confeccionando y soportando todos los gastos de la realización de las flores de talco que están en el Altar, cortando y montando miles de pétalos.

A A. Mazo aportando y sugiriendo la original idea de que una cascada de amapolas formaran el lema de este Pentecostés “ROCÍO DE ESPERANZA” y que las nueve letras de la  palabra ESPERANZA (una por cada día de Novena), estuviese formada por 125 amapolas, tantas como Hermandades Filiales.

A la Parroquia, al Sacristán, a los monaguillos y a Trigueros, que tampoco vacilan cada vez que le pedimos colaboración.

A la empresa de sonido 0DB, por poner a nuestra disposición todos sus equipos, en este caso las dos torres telescópicas de las cuales está soportado el arco principal y telas del fondo.

A las hermandades que han aportando sus más preciados enseres. La hermandad Sacramental de Almonte con su candelería de plata, la hermandad de la Soledad de Almonte con sus jarras de plata,  la hermandad de los Servitas con dos ángeles de plata, y la hermandad de la Redención con un Pentecostés, estas dos últimas de Sevilla.

Queremos recordar a alguien que aunque ya no está entre nosotros, ha estado presente en todo momento y ha aportado la tradición y solera del altar, utilizándose elementos tales como el Arco principal de medio punto y los dos arcos menores laterales, diseñados y fabricados por él hace ya casi treinta y cinco años. Tanto más si a las ocho y trece minutos de la mañana, en el momento en que recogíamos las herramientas para dar por acabadas todas las tareas de la noche de montaje, nos llegaba el mensaje que cada día nos manda Don José Antonio, nuestro vicario parroquial, con las Lectura del día y que en este caso empezaba: “San Matías, apóstol, fiesta Hch 1,15-17.20-26:”. Coincidencia.

Gracias y mil veces gracias por todas las aportaciones desinteresadas de tantas personas e instituciones para la preparación y el montaje de este Altar de Cultos, que no tiene más pretensión que engalanar un altar para celebrar la Novena, para que luzcan y resplandezcan más si fuera posible, las Santísimas Imagenes de la Patrona de Almonte, la Virgen del Rocío y la del Pastorcito Divino.

 

Pedro Miguel Aceitón

Delegado de Cultos de la Hermandad Matriz de Ntra. Sra. del Rocío de Almonte

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

Cuando visita un sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus servicios personales de cookies aquí.


Estas cookies se utilizan para recoger información sobre cómo usan estas páginas web nuestros visitantes. Toda la información es recogida de forma anónima y puede incluir datos como el navegador que se está utilizando, número de páginas vistas. Esta información nos ayuda a mejorar esta web y su experiencia al visitarnos.
  • _ga
  • _gat
  • _gid

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios