Rincón de la Esperanza | Evangelio y Reflexión. II Domingo del Tiempo Ordinario

Vieron dónde vivía y se quedaron con él

Lectura del santo Evangelio según san Juan 1, 35-42

En aquel tiempo, estaba Juan con dos de sus discípulos y, fijándose en Jesús que pasaba, dice: «Este es el Cordero de Dios».

Los dos discípulos oyeron sus palabras y siguieron a Jesús. Jesús se volvió y, al ver que lo seguían, les pregunta: «Qué buscáis?».

Ellos le contestaron: «Rabí (que significa Maestro), ¿dónde vives?».

Él les dijo: «Venid y veréis». Entonces fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día; era como la hora décima.

Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús; encuentra primero a su hermano Simón y le dice: «Hemos encontrado al Mesías (que significa Cristo)».

Y lo llevó a Jesús. Jesús se le quedó mirando y le dijo: «Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas (que se traduce: Pedro)».

Palabra del Señor.

 

Reflexión

Queridos amigos y hermanos en Cristo y María.

Con la musiquilla y el eco de la Navidad resonando a lo lejos, nos adentramos en un ciclo litúrgico nuevo: el Tiempo Ordinario. ¡Ojalá pudiéramos decir lo mismo de la pandemia! Pero, por desgracia no es así. Hoy el virus sigue paseando por nuestras calles, disfrazado con nuevas mutaciones, pegando en la puerta de nuestros hogares y acercándose sigilosamente a nosotros para poder sobrevivir. Sabemos con claridad que el virus no puede moverse, pero necesita de nosotros para trasladarse. Por favor, cuídate para cuidar a los demás.

El tiempo litúrgico que comenzamos nos invita a plantearnos nuestra vida con seriedad. El sentido de nuestra vida no es meramente biológico ni se reduce sólo al hecho de existir, sino que implica vivir humanamente. Para ello, es necesario dotar nuestra vida de sentido. Despertar del sueño de felicidades ficticias, de realidades vanas que conducen al mismo punto de partida, de pequeñas y vacías satisfacciones… hay que decidirse a escuchar al que te ofrece algo distinto.

Eso es lo que te ofrece el Evangelio de este día. Hoy Juan no bautiza, sino que catequiza. Su misión, como la de todo cristiano, es la de señalar la presencia de Jesús entre los hombres: «Este es el Cordero de Dios». Juan nos ofrece a “alguien” no “algo”. Alguien que merece la pena, que llenará de sentido tu vida saciando tus ansias de felicidad y colmando los vacíos de tu corazón. Alguien dispuesto a responder a los grandes interrogantes que tarde o temprano nos planteamos. Alguien que ha venido a darnos vida en plenitud.

Encontrarse con Él es fácil, basta agudizar el oído, dejarse acompañar, como lo hizo Samuel, para escuchar la llamada del Señor. O bien, acercarse a Él, como Andrés, y preguntarle “¿dónde vives?” que equivale a decirle ¿cómo vives?, ¿quién eres tú? y acoger su respuesta: “Venid y veréis”. Fueron y se llevaron el día entero escuchándolo. Cuál no sería la impresión que recibieron que Juan recuerda, después de muchos años, la hora del encuentro: las cuatro de la tarde.

Estimado hermano, hoy puede ser ese gran día para encontrarte con Él. No tengas miedo, Jesús no obliga a nadie pero te invitará a seguirle. Estoy seguro que tampoco tú olvidarás ese momento. Ellos se quedaron toda la vida con Jesús. Él acabó dando sentido a su vida. ¿Qué les dijo? ¿Qué les entusiasmó de su persona? ¿Qué vieron? Ahora te toca a ti aceptar la invitación de Jesús. ¿Estás dispuesto?

Para ello, sólo un requisito es necesario: saber escuchar. Pues, como diría Antonio Machado, es fácil confundir la voz con los ecos y no descubrir, de inmediato quién nos llama. Es la única forma de distinguir la palabra de Dios de la de los hombres y no caer en el equívoco, como le ocurrió a Samuel.

Te imploramos, Santa María del Rocío, Madre de Dios y nuestra, que nos enseñes a acoger la voz de Dios y guardarla en nuestro corazón para descubrir su voluntad y poder señalar, como Juan, su presencia entre los hombres.

 

Francisco Jesús Martín Sirgo

Director Espiritual de la Hermandad https://hermandadmatrizrocio.org/wp-content/uploads/2021/09/exhibition-gallery-item-5-1.jpg, Párroco de la de Ntra. Sra. de la Asunción, de Almonte y Rector del Santuario de Ntra. Sra. del Rocío.

Canal Youtube

Accede al Canal Oficial de la Hermandad Matriz de Nuestra Señora del Rocío de Almonte

Horario Santuario

10:00 a 14:00 y de 17:00 a 21:00h, de Lunes a Domingo

Localización

C/ Ermita, s/n, 21750 El Rocío, Huelva

Horario Casa Hermandad

10:00 a 14:00 y de 17:00 a 21:00h, de Lunes a Domingo

Localización

C/ Sebastián Conde, 4, 21730 Almonte, Huelva