Rincón de la Esperanza | Evangelio y Reflexión. VI Domingo del Tiempo Ordinario

La lepra se le quitó, y quedó limpio

Lectura del santo Evangelio según san Marcos 1, 40-45

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: «Si quieres, puedes limpiarme». Compadecido, extendió la mano y lo tocó diciendo: «Quiero: queda limpio».

La lepra se le quitó inmediatamente y quedó limpio. Él lo despidió, encargándole severamente: «No se lo digas a nadie; pero para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés, para que les sirva de testimonio».

Pero cuando se fue, empezó a pregonar bien alto y a divulgar el hecho, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en lugares solitarios; y aun así acudían a él de todas partes.

Palabra del Señor.

 

Reflexión

Estimados amigos y hermanos todos.

Un domingo más con vosotros para compartir el evangelio y ver como la Palabra de Dios nos revela su proyecto e ilumina nuestra realidad. Falta nos hace a todos esa luz. Gracias a Dios, ya hay personas que van tomando conciencia del efecto que está produciendo la pandemia en la humanidad. No me refiero sólo a las consecuencias económicas, con todo lo que estas conllevan, sino también a la “nueva normalidad” que está generando el dichoso virus.

Cuando Jesús inició su vida pública y se encontró cara a cara con el drama que provocaba en Israel ciertas realidades que marginaban a las personas, hasta excluirlas de la vida social, se indignó por completo. Y no es para menos. La realidad de la lepra hacía que estos enfermos fueran considerados impuros y, por consiguiente, apartados de todos los actos religiosos y sociales. Si a esto le añadimos, dentro de una sociedad teocéntrica, que dicha enfermedad era vista como signo de pecado o castigo de Dios, la cosa se complica más.

En el pasaje de Marcos, la actitud de Jesús manifiesta una nueva interpretación de la vida. Con Él todas las marginaciones serán redimidas. Así lo afirma el relato de hoy: “Compadecido, extendió la mano y lo tocó diciendo… queda limpio”. Es decir, Cristo se puso en su lugar “sintió lastima”, “extendió su mano y lo tocó” hasta sanarlo. ¡Qué generosidad, acogida y cercanía la de Jesús! Es sorprendente.

Con su acción Jesús consigue un doble efecto: por una parte, al sanar al enfermo le devuelve de nuevo la dignidad y por otra, reintegra a la persona en la sociedad que lo había marginado como uno más. ¿Cómo nos acercamos hoy a los nuevos marginados? ¿Ayudamos a ellos, como Jesús hizo, a reintegrarse en la sociedad?

Jesús fue quien se adelantó, rompió con todas la barreras sociales, legales y religiosas que separaban a las personas en buenos y malos, puros e impuros, sanos y enfermos. El contacto con Jesús supone un latido de nueva vida para todo el que lo necesita. Antes hay que reconocer nuestra “lepra” y querer que Cristo nos sane. ¿Necesito que Jesús me toque para sanar mi corazón? ¿Soy capaz de pedirle que me limpie con la humildad que lo hace el leproso?

Queridos amigos, si queremos ser auténticos cristianos, tenemos que dejarnos interpelar por la Palabra de Dios y revisar nuestras actitudes a la luz de la acción de Jesús. La pandemia está cambiando nuestra forma de relacionarnos, de expresar nuestro cariño, de acoger a los demás y dejarnos acoger por ellos, de estar en los momentos difíciles, de dejarnos paralizar por el miedo, … no se trata de transgredir las normas, sino de buscar nuevas formas para “estar” con los otros y, sobre todo, con los que más nos necesitan.

A tu corazón Inmaculado, Madre y Señora del Rocío, nos encomendamos y te pedimos por medio de tu Hijo Jesucristo, Pastor Divino, que nos ayude a buscar nuevos cauces de relación con los demás y no pasar de largo ante cualquier miseria humana.

 

Francisco Jesús Martín Sirgo

Director Espiritual de la Hermandad https://hermandadmatrizrocio.org/wp-content/uploads/2021/09/exhibition-gallery-item-5-1.jpg, Párroco de la de Ntra. Sra. de la Asunción, de Almonte y Rector del Santuario de Ntra. Sra. del Rocío.

Canal Youtube

Accede al Canal Oficial de la Hermandad Matriz de Nuestra Señora del Rocío de Almonte

Horario Santuario

10:00 a 14:00 y de 17:00 a 21:00h, de Lunes a Domingo

Localización

C/ Ermita, s/n, 21750 El Rocío, Huelva

Horario Casa Hermandad

10:00 a 14:00 y de 17:00 a 21:00h, de Lunes a Domingo

Localización

C/ Sebastián Conde, 4, 21730 Almonte, Huelva